Sep 12, 2015

Enviado por en Carrera, Variados | 0 Comentarios

¿Ahogada En Gastos? Aquí Tienes Los Mejores Tips Para Saldar La Deuda

¿Ahogada En Gastos? Aquí Tienes Los Mejores Tips Para Saldar La Deuda
0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×

Es final de mes, cobras tu salario y a los tres días ya lo gastaste en pagar pendientes. ¿Te identificas? Si es así, no te preocupes, hay maneras de organizar tus ingresos y gastos para que tus finanzas te permitan mucho más que solo saldar deudas.

No es difícil, pero requiere mucha organización, dedicación y un serio compromiso con tu presupuesto.

El punto de partida es hacer un análisis honesto, y despiadado si es necesario, de nuestro estilo de vida: cuántos ingresos percibimos, cuánto gastamos y, particularmente, en qué cosas nos gastamos nuestro salario. Uno de los principales problemas en finanzas personales es que no llevamos un control estricto de nuestra deuda, lo que nos lleva a gastar en cosas innecesarias, muchas veces generando deudas adicionales al usar tarjetas de crédito.

En este sentido, es necesario estudiar nuestros hábitos de consumo y entender que el primer paso para saldar una deuda es dejar de aumentarla.

Una vez que hayas identificado tu situación financiera, es el momento de comenzar la planificación de tus finanzas, con el mejor de los aliados: el presupuesto.

Puede sonar intimidante, pero organizar un presupuesto es algo muy sencillo y, aunque la primera vez lo sientas un poco tedioso, te darás cuenta mes a mes que el proceso de su creación es cada vez más fluido y sencillo.

Aprende Paso A Paso Cómo Elaborar Un Presupuesto

Para empezar un presupuesto sencillamente necesitas un papel y un lápiz (yo suelo utilizar un cuaderno destinado exclusivamente a mis finanzas, lo que me permite ver meses previos y generar comparaciones de ingresos o gastos). ¿Qué debes incluir en el presupuesto? Aquí lo tienes, paso a paso:

  • Anota todos los ingresos brutos que recibes al mes (salario, bonos).
  • Escribe todos los gastos fijos que tienes que pagar mensualmente (alquiler, servicios, cuotas del seguro o del automóvil).
  • Ahora analiza tus gastos variables, aquellos que cambian con el mes porque dependen de tu elección (entretenimiento, compras de ropa)
  • Evalúa los gastos y organízalos en tres categorías: prioritarios, opcionales y prescindibles. De esta forma podrás elegir qué gastos mantener y cuáles sacrificar para lograr un uso más eficiente de tu dinero en el pago de deudas.
  • Toma decisiones: recorta gastos variables, coloca límites a ciertos pagos y asegúrate que cubres con tus ingresos la cantidad de gastos. Si, en el peor de los casos, tus ingresos brutos no alcanzan para pagar tus gastos fijos, analiza seriamente la posibilidad de cambiar estos gastos y hacer recortes en los que, pese a ser prioritarios e irrenunciables, puedes disminuir.
  • Deja siempre un poco de dinero para imprevistos: nada es seguro en esta vida y tampoco podemos planificar hasta el más mínimo detalle. Si tuviste suerte y ese dinero “sobró”, úsalo a final de mes para pagar deudas pendientes.

Austeridad ante todo: si al finalizar tu presupuesto te queda un ingreso sobrante, trata de ubicarlo para el pago de alguna deuda. Puede ser difícil sacrificar distracciones, pero a la larga agradecerás haber saldado tus pagos en un tiempo menor. Y, es seguro que no vale la pena ahorrar si tienes deudas pendientes.

Siempre lleva un control de tus gastos. Si te funciona, puedes guardar los recibos y comprobantes de cada transacción que realices. Adicionalmente, puedes buscar aplicaciones (hay incluso para teléfonos móviles) que te permiten este tipo de función. La mayoría son customizables y puedes decidir qué categorías incluir, ingresar tu balance de dinero y presupuesto.

Esta es una forma muy útil de tener tus gastos en orden, evaluar si efectivamente cumpliste con el presupuesto y tomar ajustes si es necesario en tu planificación.

Calcular Presupuesto

Organizar Y Priorizar El Pago De Las Deudas

Una vez hayas organizado tus gastos, debes comenzar a calcular los montos para saldar deudas y, de hecho, pagarlas definitivamente. Aunque tome su tiempo, cada paso del proceso cuenta para lograr la libertad financiera que deseas.

Idealmente, las deudas solo deberían ser el 30% de nuestros ingresos, lo que garantiza una amplia capacidad de pago. Sabemos, sin embargo, que la realidad es muy distinta aún en la mejor economía del mundo. Entonces, si no logramos disponer del 70% de los ingresos solo para nosotros, sí podemos utilizar algunos trucos para no excedernos en el gasto.

Siempre es importante que conozcas la tasa de interés de créditos y préstamos antes de aplicar a ellos. Al momento de pagar, las deudas con interés más alto deberían ser prioridad en el presupuesto, ya que son deudas más propensas a aumentar y salir de control.

Las tarjetas de crédito, esas que parecen nuestras amigas pero que en poco tiempo pueden ser nuestra peor pesadilla, suelen ser los principales productos financieros en generarnos deuda, yo recomiendo imponer un límite menor al crédito que te asigna el banco. Es decir, si tu tarjeta tiene un límite de 2.000 o 3.000 dólares, pesos, euros (o la moneda que sea), define tú misma un monto entre 20 y 30% menor que será el límite de uso impuesto por ti misma. De esta forma controlas tus gastos, evitas llegar al monto máximo y un posible sobregiro de la tarjeta.

Otro consejo importante para el pago de tarjetas de crédito es que pagues más del monto mínimo, ya que este cubre en su mayoría intereses y suele servir muy poco para amortizar la verdadera deuda. Puedes pasar una vida entera pagando lo mínimo y multiplicando la deuda solo por los intereses que esta seguirá generando.

¡Y paga a tiempo!

Si la deuda se vuelve demasiado alta y no ves posibilidades de saldarla completamente sin ayuda, muchos bancos dan la opción de refinanciar. Ten en cuenta que este debería ser el último recurso, porque te arriesgas a que los intereses se pueda hasta duplicar y, en lugar de salir de deudas, entres en una mucho mayor.

Evita el círculo de pedir prestado en un sitio para pagar en otro. Recuerda que en el proceso de pago de deudas no hay atajos, es como el cuento de la Caperucita Roja.

analizar cuentas y gastos

Utiliza El Efectivo Como Método De Control

Una de las cosas más complicadas de estos consejos es efectivamente ejercer autocontrol al momento de comprar. Muchas veces es difícil evitar los gastos impulsivos porque, aunque muy en el fondo sepamos que no valen la pena, podemos engañarnos para hacernos creer que sí.

Entonces, ¿qué tiene que ver esto con el efectivo? Muy sencillo, utilizar dinero directo, y no las tarjetas, ayuda en gran medida a controlar nuestros gastos.

Si bien hay ciertas desventajas del uso del cash, como la posibilidad de robo o pérdida, lo cierto es que cargar efectivo contigo ayuda a mantener los gastos en raya. Cuando decides qué cantidad de efectivo utilizar, de forma inconsciente también estás definiendo un límite de gastos, ya que el efectivo se acaba y punto, no hay manera de seguir gastando.

Prueba un día dejando tus tarjetas en casa y maneja únicamente efectivo al momento de hacer compras. Verás que entras en mayor conciencia de la forma en que gastas el dinero, las cantidades entregadas y, sencillamente, no podrás utilizar más.

controlar pagos

Genera Ingresos De Dinero Con Actividades Extra

Si sientes que tu trabajo principal no te permite generar suficientes ingresos para lo que necesitas, hay muchas alternativas para generar un dinero extra que te ayude en esto de saldar deudas.

Seamos realistas, por muy organizadas, planificadas, estrictas que queramos ser, también es cierto que necesitamos mimarnos de vez en cuando, el trabajo duro merece su recompensa y esto puede lograrse a través de otras vías, que implican más trabajo, pero valen la pena.

Para empezar puedes comenzar por revisar tus cosas, desempolvar aquellas útiles, que ya no uses pero estén en buen estado y venderlas en sitios como MercadoLibre, te sorprenderías al saber la cantidad de personas que apelan a este recurso. Es especialmente útil con la ropa, hoy en día lo vintage está de moda y el comprarlo de segunda mano es tendencia.

También puedes ofrecer tu trabajo como freelance, realizar proyectos por encargo y ganar un poco de dinero extra en tus ratos libres. Esto aplica mucho para diseñadores y escritores, pero también hay personas que buscan asistentes virtuales, transcriptores y traductores. Si eres fotógrafo, puedes vender tus imágenes a bancos como Shutterstock o GettyImages.

Otra opción es dar clases particulares. Si te gusta la historia, la matemática y eres particularmente buena en una materia, puedes ofrecer tus servicios online a través de sitios como Udemy. ¡Pon tus conocimientos a valer!

Hoy en día la internet facilita en gran medida la búsqueda de empleo y el emprendimiento. Puedes convertir una afición (como tejer o crear pendientes) en un negocio a través de Instagram, crear tu blog para exponer al mundo tus ideas o, sencillamente, rellenar encuestas por un modesto pago.

Todo depende de ti, el tiempo que quieras invertir, tu interés y el esfuerzo que estés dispuesto a realizar para mejorar tu vida. No esperes más, y da el primer paso.

No es sencillo organizar nuestra vida financiera, pero si tomas estos consejos y los aplicas, el orden de tus ingresos y gastos se convertirá en un hábito cotidiano con resultados muy positivos en el día a día.

Elimina La Deuda de Tu Tarjeta de Crédtio en 9 Pasos

¿Has logrado pagar tus deudas? ¿Tienes tus propios métodos de ahorro? ¿Quieres saber más sobre estos tips? ¿Tienes experiencia como freelancer?

¡Cuéntanos tus dudas y experiencias en la sección de comentarios!

Para nosotros es importante tu opinión, si te gustó y te pareció útil esta información, comenta, hazle clic a Me Gusta y compártelo con tus amigos, créeme, más de uno te lo agradecerá.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×
Compartir!

Dejar una respuesta

Show Buttons
Hide Buttons