Ago 7, 2015

Enviado por en Amor y Sexo, Variados | 0 Comentarios

¿Es Necesaria La Penetración Para Tener Buen Sexo? Descubre Las Variantes Más Placenteras…

¿Es Necesaria La Penetración Para Tener Buen Sexo? Descubre Las Variantes Más Placenteras…
31 Flares Twitter 7 Facebook 24 31 Flares ×

Primero Lo Primero: Definiciones Básicas

El título de este artículo nos lleva a preguntarnos, exactamente, qué es el sexo. Claramente, es una palabra que tiene una interesante variedad de significados. En primer lugar, el sexo es lo que somos biológicamente: hombres o mujeres. En segundo lugar, usamos la palabra “sexo” para referirnos a nuestras partes íntimas. Y en tercer lugar, aunque no por eso menos importante, denominamos con el vocablo “sexo” a todo tipo de relaciones eróticas, a nuestra sexualidad. Y la sexualidad es nada más y nada menos que una dimensión de nuestro ser que nos lleva a obtener, principalmente, placer.

Si hacemos referencia al tercer significado de la palabra “sexo”, vemos que no necesariamente estamos haciendo alusión a la penetración. Y basta con pensar en la gran cantidad de prácticas sexuales placenteras que son tendencia hoy en día para terminar de convencernos de que estamos equivocados si afirmamos que la penetración es la única forma de llegar al orgasmo. Es más: muchas de estas prácticas son especialmente disfrutables pues suponen una conexión con el compañero sexual mucho más allá de lo meramente físico y carnal.

Recordemos que el órgano sexual más poderoso es nuestra propia mente. Especialmente para las mujeres, es muy difícil que podamos disfrutar de la intimidad si no estamos totalmente relajadas y si no confiamos en nuestro partenaire. Menos aún si no hay un sentimiento genuino de cariño de por medio. La oxitocina, la llamada “hormona del amor”, es un neurotransmisor que se activa para producirnos placer; pero que además está muy relacionado con comportamientos que implican generosidad, confianza, empatía y formación de vínculos. Así que liberemos nuestra mente, permitámonos disfrutar por completo y dejemos que nuestro cuerpo se relaje: vamos a explorar las prácticas sexuales sin penetración más interesantes. ¡Abajo los prejuicios, y arriba el placer!

Gouinage: Qué Es Y Cómo Disfrutarlo

Si bien es una práctica culturalmente vinculada a las relaciones homosexuales, esto no implica que los heterosexuales también puedan pasarla muy bien. Consiste básicamente en acariciar, frotar los genitales de la pareja con los propios; mientras ambos se funden en abrazos, besos y caricias sensuales. Este juego sexual es en particular muy placentero por las sensaciones que produce tener tan cerca a la pareja y estar tan “a punto” de la penetración. El hecho de no consumarla genera un cierto nivel de ansiedad que, a pesar de que a primera vista parezca incómoda, créannos: es increíblemente rica. Si el gouinage se combina con caricias intensas en otras zonas erógenas y con besos estratégicos en cuello, lóbulos de las orejas o en el pecho, ¡les garantizamos placer asegurado!

pies de una pareja

Sexo Oral: ¿Cómo Hacer Aún Más Rico Un Clásico Que Nunca Pasa De Moda?

No hay nada más placentero que ver a nuestra pareja dedicándose por completo a hacernos gozar. Y de eso se trata exactamente el sexo oral: tomarse el tiempo para hacer que el otro tenga la mejor experiencia sexual de su vida, concentrándonos en su zona erógena más importante. Aquí, lo ideal para hacer del sexo oral una de las mejores cosas que le haya pasado a tu pareja en la cama, es tomarnos nuestro tiempo. Vamos a convertirnos en unas verdaderas expertas si no sentimos que tenemos la obligación de hacer llegar al otro al orgasmo en pocos minutos: la idea es disfrutar de cada momento juntos.

Anímate a divertirte, a intensificar cada sensación, a combinar las caricias, los besos y las lamidas con miradas pícaras y a dejar volar la imaginación. Tú sola te darás cuenta cuáles son las movidas que más disfruta tu pareja por el ritmo de su respiración, sus gemidos o por pequeños gestos como apretar los párpados, apretar las manos o colocar hacia arriba los dedos de los pies. ¡Es solo cuestión de observar!

pies de una mujer con colaless

Claro que, por más de que el sexo oral sea un gran favorito de los hombres, hay ciertas cosas que es mejor nunca hacer. Por ejemplo, usar los dientes. No hay nada más molesto para un hombre que sentir pequeñas mordidas “allí”. Otra de las cosas a tener en cuenta es la intensidad. Siempre es mejor comenzar muy suavemente, con pequeños besos, lamidas y caricias, e ir intensificando el ritmo a medida que pasa el tiempo y sientes que tu hombre está más y más excitado. Evita empezar de manera súper intensa y luego bajar el ritmo: siempre debes ir de lo más delicado a lo más “salvaje”.

Por otro lado, las mejores posiciones para realizar sexo oral a tu pareja son las que sean más cómodas para ambos, o las que permitan más profundidad, en el caso de la fellatio. La más clásica es la pareja recostada boca abajo, aunque no siempre es la más cómoda. Para el hombre, esa posición puede ser mucho más fácil de abordar si la mujer se coloca un almohadón justo debajo de la cadera. Y para la mujer, lo mejor es sentada en una silla con el hombre de pie, o arrodillada en el piso con el hombre sentado. Y les contamos esto porque la comodidad es súper importante a la hora de dar sexo oral: si bien es súper placentero y rico, también es cierto que debemos hacer bastante esfuerzo con nuestra lengua, nuestros labios y nuestro cuello. Por ende, si podemos relajar el resto del cuerpo, mejor para los dos.

Lo más importante en el sexo oral es romper con los prejuicios: si sentimos que nos da un poco de vergüenza podemos ir de a poco, enfocándonos más en las sensaciones que en lo que nos dicta el miedo o la inseguridad. Tener en mente toda nuestra capacidad de disfrute y explotarla al máximo en cada contacto. Les podemos garantizar que no se van a arrepentir de intentarlo, ¡y que el sexo oral se volverá uno de sus favoritos!

Masturbación Mutua: Cuando Romper Los Prejuicios Puede Ser Lo Mejor Que Te Haya Pasado En La Vida

Aquí volvemos a hablar de los prejuicios, porque muchas veces nos da vergüenza admitir que nos gusta tocarnos, o que nos toquen, en las partes más íntimas. Pero lo cierto es que, basándonos en la confianza y en el vínculo amoroso que podemos crear con nuestra pareja, no hay nada más rico que sentir el placer directamente de las manos del otro. Por otro lado, las sensaciones se acrecientan al infinito con la estimulación directa manual en nuestras zonas erógenas por excelencia.

mujer morena en ropa íntima

A veces nos da un poco de pavor el tema de la masturbación porque no entendemos su fin. Y claramente, hombres y mujeres se masturban por distintos motivos. En primer lugar, los hombres tienen una relación con el sexo muy distinta a la de las mujeres. Ellos son más liberales por naturaleza, y no necesitan estar comprometidos afectivamente para permitirse gozar. Algo similar les sucede con la masturbación. Para ellos, es un simple recurso que les permite liberar tensiones, despejarse, relajarse: como un saludable botón de “reset” corporal. Sin embargo las mujeres, con mayor tendencia a relacionar las prácticas sexuales con lo emocional, necesitan sentirse física y mentalmente conectadas con su pareja para poder disfrutar en plenitud del sexo. Y cuando se masturban generalmente acompañan el acto con fantasías mentales de cierto grado de complejidad. Porque par ellas, todo pasa por la mente, antes que por el cuerpo. ¡Y está muy bien! hay muchas diferencias entre los sexos y debemos celebrarlas.

Pero lo que poca gente sabe es que la masturbación tiene múltiples beneficios: fortalece el sistema inmunológico, ayuda a relajarnos en períodos de alto estrés, alivia todo tipo de dolores, combate el insomnio, libera endorfinas y, lo que es más importante, ¡no se interpone con la performance sexual, sino todo lo contrario! Con la masturbación aprendemos muchísimo sobre nuestro propio cuerpo, nuestras reacciones, nuestras zonas erógenas y lo que nos gusta que nos hagan.

Entonces, imagínate si es nuestra pareja la responsable de todas esas sensaciones increíbles. ¿Qué más se puede pedir? Es cuestión de animarnos a probar con caricias de distinta intensidad, hasta dar con el toque justo que pueda ponernos a volar. Indicarle al otro lo que nos gusta, cómo nos gusta. Y animarnos a brindarle placer en la misma intensidad.

Y si nos dan ganas de ir un poco más allá, una de las experiencias más increíbles es ver a nuestra pareja masturbarse. Mirar ese acto tan sensual, y permitir que vean el propio, es algo súper íntimo y excitante: puede llegar a convertirse en una de las mejores cosas que les haya pasado en la vida.

¿Qué Hemos Aprendido Con Este Artículo?

Hoy les brindamos una serie de sugerencias súper interesantes para alcanzar niveles increíbles de placer sin necesidad de llegar a la penetración. Quizás jamás se nos hubiera ocurrido concebir el sexo de esta manera. Pero la intención de este artículo es, justamente, contarles que en el sexo nada está escrito en piedra. Y que es posible gozar de mil maneras distintas a las que hasta ahora conocemos. Es cuestión de animarnos a romper paradigmas y a entender que en la guerra, en el amor y en la intimidad, mientras sepamos respetar al compañero y vayamos en la búsqueda del placer, todo se vale.

Pero si todavía te quedaron algunas dudas, las respuestas pueden estar acá:

¿Son las relaciones sexuales sin penetración apropiadas para mí?

Básicamente, queremos subrayar el hecho de que todos somos distintos. Y que a cada uno pueden gustarnos diferentes cosas. Lo más importante es explorarnos, conocernos, permitirnos disfrutar sin prejuicios y compartir con nuestras parejas nuestros gustos y preferencias para brindarnos todo el placer posible. ¡Sigamos animándonos a vivir nuestra vida sexual con plenitud!

¿Te ha gustado este artículo? ¿Tienes algunas ideas para compartir con nosotros acerca del sexo sin penetración? Compártelo con tus amigos y cuéntanos qué te pareció.

 

 

 

31 Flares Twitter 7 Facebook 24 31 Flares ×
Compartir!

Dejar una respuesta

Show Buttons
Hide Buttons